SARMIENTO, José Antonio

Reversibles

( 27 marzo – 14 abril 2008)

016_grande Sobre su trayectoria… José Antonio Sarmiento (León, 1956) es conocido internacionalmente en el ámbito de la cerámica contemporánea como especialista en la cocción con leña, manejando hornos de alta temperatura conocidos como Anagama y Noborigama.

El contacto y estímulo de la práctica artística que recibió desde la infancia le llevaron a través del dibujo, la pintura y el modelado en arcilla, hasta la cerámica en la que encuentra otros elementos con los que desarrollar su gusto personal por los materiales humildes.

Desde 1980 trabaja a tiempo completo con el barro y el fuego, y tras realizar grandes murales, se interesa por cierta alfarería concentrándose en la búsqueda de la auténtica vida de la vasija, cuestionando las fronteras de las disciplinas artísticas desde una visión heterodoxa. En 1988 construye su primer horno noborigama coincidiendo con el traslado de su taller-estudio a San Cibrián de Ardón (León). En 1999 el prestigioso artista Ryoji Koie se convierte en su mentor y pone a su disposición el estudio de Kamiyahagi (Japón). En el año 2000, nada más regresar de Japón, José Antonio Sarmiento diseña y construye su propio horno anagama-noborigama.

017-y-018

Bandeja (Shihozara) Nº 4. 5x34x30 cm. Gres, óxido, esmalte y marcas de conchas.

Sobre su obra… Sarmiento se somete a la restricción de la escala doméstica, alimentando la materia con la misma sabia que alimenta todo el cuerpo de sus obras: las piezas para la mesa, como las obras de gran escala (alfarería escultórica) en las que viene trabajando sin descanso desde 1980, son ramas del mismo tronco; es decir, sirven a su naturaleza utilitaria manteniendo su personal concepción escultórica.

Supera las reglas que la tradición occidental marca en esta disciplina, dentro de los cánones de perfección o imperfección, simetría y uniformidad y se dirige por otros caminos. La austeridad, la intuición, la sutileza que apreciamos en las “Cerámicas útiles” de José Antonio Sarmiento nos remite a una concepción estética que reconoce su inspiración en las fuentes de la naturaleza, en los conocimientos de la cerámica japonesa.

El cocer con leña, o el sacar la pieza al rojo cuando trabaja con gas, le permite seguir actuando sobre la obra también en esa fase del proceso. En su obra el fuego y cómo es aplicado, además de procedimiento para dar consistencia al material, es acción de intervención directa en el soporte de arcilla a la que otorga una dedicación eminente e inseparable del proceso creativo completo.